“En busca de mis objetivos”, por Lucy Warner

“A aquellos que aún luchan contra los síntomas del asma, hablen con sus médicos y lleven el control. No permitan que arruine momentos inolvidables para ustedes y sus seres queridos. Háganlo por ustedes, háganlo por ellos, háganlo por su futuro. No permitan que el asma les impida vivir la vida al máximo,”

Lucy Warner.

Cuando tenía 10 años, Lucy vivió una experiencia aterradora al sentir los síntomas del asma de manera repentina durante un partido de fútbol. Hoy, Lucy es una estudiante universitaria de 20 años, y recuerda que, en ese momento, sintió como si alguien se sentara sobre su pecho y le costaba respirar. Afortunadamente, su madre, quien se encontraba ahí viendo el partido, notó que le costaba respirar y la llevó al médico, quien le diagnosticó asma.

Lucy creció en un familia deportista y su pasión por el fútbol comenzó desde muy pequeña. Solía ver partidos de fútbol en la televisión con su padre. Con el tiempo, padre e hija terminaron en el mismo equipo con su padre como entrenador y Lucy como mediocampista central.

 

Ella comenta que le apasiona el fútbol porque es un deporte en equipo y se ha hecho de muchos amigos luego de jugar con diversos compañeros.

Sentía como si alguien estuviera sentado sobre mi pecho. Me costaba respirar e intentaba diferentes maneras de abrir las vías respiratorias y calmar la respiración.”

Me apasiona el fútbol porque es un deporte en equipo y me he hecho de muchos amigos luego de jugar con diversos compañeros con el paso de los años.”

Lucy temía que el asma le impidiera seguir jugando el deporte que tanto ama. Hubiera sido devastador para ella no poder continuar.

 

La posición de mediocampista también era un desafío debido a su condición, ya que debe correr hacia el frente y retroceder para ayudar en la defensa. En general, representaba un desafío físico para ella.

Incluso luego del diagnóstico, recuerda las veces que le costaba respirar en el medio de la cancha y se enojaba porque no podía mantener el ritmo del juego. Le resultaba frustrante, ya que sentía que estaba controlando el asma de la mejor manera que podía, y aun así le seguía costando respirar.

 

Sus padres, preocupados, se aseguraron de consultar a un médico para que Lucy recibiera un régimen de tratamiento adecuado. Desde ese momento, Lucy misma se ocupó de tomar de manera consistente los medicamentos recetados, para que sus padres no se preocuparan tanto por su salud y, de esta manera, ha podido controlar el asma.

Ahora, Lucy ha logrado controlar el asma y sus síntomas, y esto le permitió volver a disfrutar del fútbol y jugar de manera normal con su equipo en varios partidos importantes en algunos de los estadios más grandes del Reino Unido. También está enfocada en sus estudios universitarios y espera que le vaya bien. Hoy, está realmente viviendo su vida al máximo con mínimas molestias por el asma y espera que otras personas en su misma situación hagan lo mismo.

Lucy es una paciente con asma y es la hija de un empleado de GSK. Lucy aceptó compartir su historia con GSK. Su historia hace referencia a su experiencia personal con el asma y no pretende ser utilizada como un consejo médico para tratar alguna afección. Siempre consulte con su médico sobre los tratamientos y medicamentos para el asma.

¿SU ASMA ESTÁ BIEN CONTROLADA?

Si tiene preocupaciones acerca del asma que padece, hable con su médico sobre el tratamiento diario. La prueba de control del asma (asthma control test, ACT) es una forma útil de ver cómo los síntomas del asma están afectando a su vida diaria. Haga clic en el siguiente enlace para obtener los resultados en segundos y asegúrese de compartirlos con su médico.